08-09-2020 10:04 hs.

Perfil: Charles Bradley, el hombre que quería abrazar al mundo

Una estrella tardía y un talento único

CATEGORIAS

  • Música
¿Conocés la historia de Charles Bradley? Interrogó un amigo. Así comenzó este viaje que me dejó la sensación de que la vida apesta y que Cenicienta es solo eso, un cuento. Algunos viven su momento, efímero, intenso, "sin tiempo para soñar" como reflejó el cantante en su primer disco de estudio a los 63 años. Si, leíste bien, el personaje de esta historia rubricó su primer trabajo a esa edad y falleció un puñado de años después, cuando la vida por fin le sonreía.

"Es la primera vez que grabás" Si, es la primera vez. Así de simple, con una voz relajada y cargada de amor. Escuchar a Bradley hablar te da una pauta clara de lo que influyó lo sentimental en su expresión artística. "La primera vez que vi a Charles en vivo tenía la sensación que ese hombre quería abrazar y amar a todo el mundo" dijo Gabriel Roth, el fundador de Daptone, el sello discográfico que le dio la oportunidad de su vida. Pero antes de eso pasaron 63 años y de ahí viene todo, de las carencias, los abandonos, la vida en las calles, los trabajos manuales y por supuesto James Brown.

The Screaming Eagle
Charles Bradley nació en Gaisnesville Florida, fue criado por su abuela y tíos. Su madre lo abandonó cuando tenía un año para ir a probar suerte a New York. Durante ese período de tiempo no sabía nada del paradero de su progenitora.
Su madre apareció repentinamente cuando tenía ocho años, quería llevarlo a Brooklyn donde se desayunó que tenía hermanos y hermanas. Fue difícil para Charles esta situación, pasar de Florida a Nueva York y tratar de encajar en un lugar muy disfuncional.

"Fue muy duro encontrarme con mi madre después de no saber nada de ella por ocho años, me sentía la oveja negra de la familia, porque ella tenía toda una familia en NY", cuenta Bradley. El contexto y la situación nueva, no eran ni por cerca ideales, vivía en un gueto, dormía en un sótano que ni si quiera tenía piso, su madre era muy dura con sus hijos varones. Todo esto llevó a Charles a abandonar su casa a los 14 años de edad.

Sólo en las calles de Nueva York experimentó el hambre, el frio, las situaciones de abuso policial, las malas compañías y la desesperación de no poder encontrar el camino, que lo hizo vagar entre vagones de trenes para hallar calor, los lugares para desamparados, y la falta de contención.

"Nunca encontré en este planeta verdadero amor, honestamente siempre querían algo de mí, no había amor desinteresado y puro. Entonces siempre estuve como en guardia ante este tipo de situaciones". Por suerte para Charles, alguien le mostró una puerta y él la abrazó con todas sus fuerzas para encaminar un trayecto que no llegaba a ninguna parte.

Un amigo le dijo que el Estado proporcionaba un programa de educación que daba capacitación para trabajos manuales. Este le daría su título de cocinero y su camino musical, ya que mientras aprendía el oficio pudo juntarse con otros para tener su primera banda.

"Encontrar el trabajo que me proporcionó el estado me salvó la vida, vivía en las calles, en los albergues para sin techo, en los trenes, fui abusado de muchas formas, estaba en una situación muy mala, por suerte mi fe en dios me mantuvo alejado de las drogas y este plan del Estado me permitió encontrar un lugar bueno para mí".
Ese lugar fue Maine, donde trabajó como cocinero por 10 años y tuvo sus primeras presentaciones en público con una banda que hacía covers de los clásicos del soul y el rhythm and blues. Cuenta Bradley que la primera vez que tuvo que actuar ante unas 30 personas no se animaba a salir, hasta que un amigo lo empujó al escenario, una ve allí apareció el dinámico, eléctrico y apasionado cantante que fue hasta el final.

"Fui muy feliz en Maine, era la primera vez que tenía amigos de verdad, la gente me trataba bien, era amable conmigo y estuve allí hasta que la banda se separó porque mis compañeros fueron reclutados para la guerra de Vietnam".
Con la disolución de la banda, decidió emigrar hacia la costa Oeste de los EEUU en lo que sería su etapa más cambiante, desgastante y que terminaría casi con su vida.
Encontrar el lugar en el mundo

El periplo que inicia Charles en esta etapa de su vida lo llevará a pulular por varias ciudades de la costa Oeste norteamericana e incluso Canadá y Alaska.

Buscarse la vida cuando uno es afroamericano, casi iletrado, con antecedentes penales y tan solo un título en cocina nos es algo sencillo, por este motivo durante años trabajó de lo que pudo y le ofrecieron radicándose en varios lugares de California, Seattle, Canadá y Alaska (donde trabajó como pescador de temporada).

Finalmente, cansado de andar de un lugar a otro se radicó en California, hasta que un día su madre le pidió que regresara a Nueva York.

"Estaba agotado, mi madre me llamó para que volviera a Nueva York y lo hice, el problema fue que cuando llegué caí muy enfermo, no recibí los cuidados que tenía que tener y empeoré mi situación, mi cuerpo no daba más, simplemente quería dejarme ir".

Para colmo de males le dieron penicilina y era alérgico a ella, por lo que su estado empeoró a niveles casi mortales, allí fue donde apareció su hermano mayor para rescatarlo del fondo.

Joseph fue lo más parecido a un padre que tuvo, lo sacó de lugar donde estaba, lo llevó a un hospital acorde, se hizo cargo de los gastos y le dijo a su madre que si se enteraba que le pasaba algo a Charles por su falta de atención los iba a incriminar a ellos, además lo animó a sobrellevar la enfermedad y empujarlo a luchar por su sueño de la música. "Hermano, si no podés vivir por vos hacelo por mí". Lamentablemente una vez que

Bradley se recuperó su hermano fue asesinado en un episodio muy confuso a metros de su casa materna.

Fue el golpe más duro que tuvo que soportar el cantante, que retrató el suceso en una desgarradora canción llamada "Heartaches and pain" donde hace la crónica de lo sucedido desde su punto de vista.

Apoyado en el recuerdo de su hermano y en su motivación para seguir su sueño musical, Bradley inicia un grupo tributo a James Brown, llamado Black Velvet con el que realizaría varias presentaciones en bares pequeños de NY para poder mantener a su familia mientras realizaba trabajos manuales para una empresa de reparaciones.

En una de estas presentaciones es descubierto por el productor y fundador de Daptone Records, Ganbriel Roth, que lo invita a unirse a los coros estables del estudio. La curiosidad es que el propio Charles había estado haciendo trabajos de plomería en el lugar unos días antes de que Roth lo encontrara.

Una vez en Daptone, se pone en contacto con el productor Tom Brenneck, que sería su mano derecha durante su carrera como solista. Tom lo animaría a grabar un par de singles que salieron en el año 2002, pero no sería hasta el 2011 cuando por fin editaría su álbum debut "no time for dreaming".

"Fue muy oscuro, muy difícil para mí porque tuve que buscar muy dentro para escribir y había muchas cosas que sacar, cosas muy dolorosas. Ahora estoy sanando y pudiendo hablar de ello más fácilmente".

"Antes podía esconderme en una canción de James Brown gritar y usarlo como catarsis, en ese momento tuve que escribir mis propias canciones, es un proceso muy personal y para mí fue muy difícil sacar todo eso en el disco". 

La salida del disco y el buen recibimiento del público fue inmediata, que quedó maravillado ante la humildad, carisma y sensibilidad que mostró Bradley sobre el escenario. 

Ya con presentaciones en los festivales de Jazz, Blues y Soul más importantes del país, Charles Bradley se convirtió en "The screaming Eagle" y junto a su banda Menahan Street Band fueron conquistando a la crítica especializada como una de las apariciones más destacadas y revolucionarias de los últimos tiempos.
Charles grabaría dos discos más "Victim of Love" (2013) y "Changes" (2016). En la gira de este último el cantante sería diagnosticado con cáncer de estómago, contra el que lucharía y volvería al escenario, pero una segunda venida de la enfermedad terminó con su vida en 2017.

Cinco años transcurrieron desde que grabo su primer disco y la muerte, toda una vida luchando para encontrar su lugar. "Soy una llegada tardía, estoy viviendo un sueño junto a mi banda, es lo que siempre quise toda mi vida"comentaba meses antes de su fallecimiento.

"Why is so hard" grita con toda pasión en uno de sus últimos temas, la vida le sonrió de manera tardía, pero como el mismo decía: "Moises era un hombre grande cuando encontró su camino, por eso nunca es tarde para tomar decisiones".

Charles Bradley vivió su sueño por cinco años y dejó un legado imborrable en el la escena del Soul moderna, su historia y su vida fueron marcadas por la dificultad, pero, aunque "no haya tiempo para soñar", el águila seguirá volando y llegando a los corazones de los que escuchan su música.

Fuentes: todas las declaraciones fueron extraída de las entrevistas precedentes y traducidas por Andrés Villar, además se extrajo información del documental Soul in América y entrevistas adicionales.